Tengo el Atlántico entre mis piernas

Tengo el Atlántico entre mis piernas

Tengo el Atlántico entre mis piernas…

Cuando le dije esto a mi amigo Mario Boville ( (Alpargata Band) ) para explicarle que iba a cruzar otra vez el océano como quien toma un autobús para ir al pueblo, se moría de risa, e inmediatamente a través del chat, me dijo que con esa frase se podía escribir una canción. Me reí.

A los 3 minutos tenía estos versos en la ventana con la indicación “en forma de ranchera”:

 

Tengo el Atlántico entre mis piernas

Entre Jalisco y Valencia repartí mi corazón

A mí me llaman La Reyna

porque el viento no me despeina

Y mi patria es mi canción.

Voy con mi risa y mi llanto

repartiendo mi canto

que me da fuerza pa’ respirar

Con un tequila bien templado

mi voz es mano de santo

y se los voy a demostrar.

Ayayay! la vida del artista

cantando de pista en pista

es la vida del amor

 Ayayay! écheme una monedita

que si la plata me llega

cantaré mucho mejor.

(Mario Boville)

 

Desde que mi corazón decidió con autonomía amar a uno del otro del charco, mi vida se ha convertido en un ir y devenir, construyendo y deconstruyendo mis días, mi música, mis significados de la existencia.

Voy a cambiar de continente otra vez, y a pesar de que siempre voy cambiando la rutina hay dos cosas que son inamovibles: el llanto de mi madre cuando me despide y el mío cuando despido a mi moreno.

No es que me guste ser dramática (o sí) pero es una realidad que cruzando el océano durante 12 horas en un avión de 120 mil kilos con 500 pasajeros, tengo más probabilidades de morir que estando sentada frente a la computadora escribiendo las tonterías que se me vienen a la cabeza. Pero me gusta decirlo, para que no suceda, porque saben qué? Quiero vivir.

Desde muy joven y sin conocer el término como tal, yo ya vivía con el “Hoka Hey” en el consciente. Un grito de guerra de los antiguos Indios Americanos del norte que significa “Hoy es un buen día para morir!”. Y esta oración no es en plan “ya no quiero vivir” sino que “soy tan feliz, estoy haciendo lo que estoy seguro que debo y quiero hacer que hoy mismo podría morir, y feliz”.

Pues eso. Hoka Hey! Pero sino, quiero vivir.

Quiero vivir para tener mi disco en mis manos, el sueño materializado en un sobre doble de cartón con barniz a registro, impregnado del arte de una mujer árbol, una mujer pájaro que comprendió mi corazón sin palabras.

Quiero vivir para cantar otra vez con mis zánganos del ritmo, para escuchar el disco juntos y beber unos tequilas, bueno, y un chocomilk también.

Y sino, pues Hoka Hey!

2 Comments

  1. Buen viaje!

    Reply
    • Dos Corazones… aveces es lo que más deseo tener cuando me veo en la misma situación…

      Gracias por compartir….

      El Oaxarocho .

      Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>